Biodiversidad de las garrapatas

animal

Índice

Qué son las garrapatas

Las garrapatas son ácaros ectoparásitos hematófagos estrictos que pertenecen a tres familias: Argasidae (llamadas garrapatas blandas), Ixodidae (o garrapatas duras) y Nuttalliellidae, y sólo una especie tiene una morfología intermedia entre las garrapatas blandas y las duras.

Las Nuttalliellidae, que son muy raros y sobre los que se dispone de muy poca información, no se tratan aquí.

 

Las garrapatas se dan en casi todas las regiones del mundo, siendo algunos géneros más comunes en zonas frías a templadas, por ejemplo Ixodes y Dermacentor, y otros en zonas cálidas o intertropicales como Hyalomma o Amblyomma

 

Tienen una importancia primordial para la salud pública y veterinaria debido a las pérdidas económicas directas que causan y a su capacidad de transmitir un número muy elevado de agentes infecciosos. 

 

Se examinan aquí las generalidades relativas a la morfología y anatomía de las garrapatas, sus ciclos de vida y algunos de los parámetros que influyen en ellas, y se describen a continuación algunos ejemplos de especies de garrapatas de importancia médica y veterinaria.

 

 

Ciclo de vida de las garrapatas

Las garrapatas tienen una vida muy larga, con un ciclo de desarrollo que a menudo se extiende a lo largo de varios años, de 2 a 4 años en promedio, pero hasta 7 años si las condiciones climáticas no son favorables. El agua es su única necesidad vital, y pueden extraerla del aire ambiente.

 

Las estrategias de supervivencia de las garrapatas benefician a los virus que transmiten. La excepcional longevidad de la garrapata la convierte tanto en un buen vector como en un excelente reservorio.

 

Las garrapatas se desarrollan a través de cuatro etapas evolutivas distintas que requieren un suministro de alimentos. Aunque la mayor parte de su vida la pasarán en el suelo (eclosión, metamorfosis), la búsqueda de alimento que permita su transformación les llevará a buscar un acecho en las puntas de los pastos de las praderas o de los helechos del sotobosque mientras esperan a sus presas (animal salvaje o doméstico, cría de un caminante). 

 

Las garrapatas pasarán la tercera parte de su vida, unas pocas semanas durante toda su existencia, ancladas en la piel de los mamíferos (salvajes, de granja o domésticos), las aves o los reptiles.

Es durante estos períodos que perforan la epidermis con su mandíbula para alimentarse de su sangre. Durante este período, pueden transmitir muchos patógenos conocidos (virus, bacterias, protozoos, nematodos) y a veces neurotoxinas (responsables de la parálisis de las garrapatas) a sus huéspedes.

 

Las garrapatas de manera general, pasan por 4 fases bien diferenciadas a lo largo de su vida, que son las siguientes: 

 

1. El huevo:

 

Algunas especies ponen un gran número de huevos, más de 20.000. El promedio es de entre 500 y 5000 huevos. La tasa de supervivencia de las garrapatas sigue siendo muy modesta, debido a las condiciones climáticas y a los depredadores. Se estima que se necesitan 2000 huevos para el desarrollo de dos adultos.

 

Aunque la humedad es una condición esencial para la supervivencia de las garrapatas, demasiada agua promoverá el desarrollo de hongos que parasitarán y destruirán las larvas de garrapata. Las pupas y los adultos son entonces comidos por aves insectívoras, reptiles o ciertos insectos.

 

Pueden pasar varias semanas antes de que la hembra empiece a poner huevos si las condiciones no son favorables. Puede suceder que la hembra muera antes de poner sus huevos. Los huevos eclosionan en 3 o 4 semanas.

 

Cuando la larva emerge del huevo, se adhiere a un primer huésped (pequeños mamíferos) que deja después de haber hecho allí su primera comida, es decir, haber completado su primera fase parasitaria. Esta primera alimentación dura alrededor de una semana.

 

2. La larva (que sólo tiene 3 pares de patas):

 

Luego se muda en el suelo. Esta fase dura de 1 a 4 meses. Tendrá que encontrar un nuevo huésped para su comida de pupa, que es la segunda fase parasitaria.

Esta segunda comida dura aproximadamente una semana. La muda que transformará nuestra larva en una pupa dura entre 1 y 3 o 4 semanas.

 

3. La ninfa (que tiene 4 pares de patas como el adulto pero es asexual):

 

Las ninfas preferirán tomar su comida en pequeños animales. Después de lo cual caerá al suelo de nuevo para mudar y convertirse en adulto. La muda puede durar entre 2 semanas y 3 meses.

 

4. El adulto:

 

Cuando se convierte en adulto busca un tercer huésped (grandes mamíferos) para llevar a cabo la última comida o la tercera fase del parásito. La etapa adulta corresponde a la madurez sexual. Las hembras adultas, aproximadamente el doble de grandes que los machos, alcanzan los 4 mm de longitud. El apareamiento tiene lugar en el huésped en el que se encuentran. Después del apareamiento, el macho muere mientras la hembra empapada de sangre cae al suelo para poner sus huevos a cubierto. Esta fase final termina su ciclo de vida.

Esta tercera comida dura aproximadamente una semana.

 

Cómo eliminar las garrapatas

Las garrapatas plantean una serie de problemas en la salud humana y veterinaria por las molestias directas que causan tras sus picaduras, pero también por los agentes infecciosos que pueden transmitir. Las repercusiones económicas de las garrapatas son importantes, sobre todo en las zonas en que la cría de ganado representa una importante fuente de ingresos, como en América del Sur, el sur de los Estados Unidos y Australia.
 
Por ejemplo, la introducción de la garrapata invasora Rhipicephalus  microplus del continente asiático en muchas partes del mundo plantea importantes problemas económicos y de control de vectores . En los últimos años se han desarrollado métodos para reducir su impacto, ya sea dirigiendo directamente la garrapata a su huésped o controlando el entorno donde residen estas garrapatas. 
 
La distribución geográfica de las garrapatas varía según la estación, el año y los huéspedes disponibles, y todavía carecemos de información biológica para hacer predicciones para muchas especies. Por consiguiente, los métodos de control y prevención actualmente disponibles se utilizan de manera diferente en las distintas partes del mundo y su eficacia difiere entre los distintos tipos de garrapatas.
 

Insecticidas para garrapatas

Picaduras de garrapatas en personas

Como en todos los ectoparásitos estrictamente hemófagos, la búsqueda del huésped es vital, ya que las garrapatas lo localizan a través de sus órganos sensoriales (pedipalpos, órganos de Haller). El hombre es un huésped accidental de las garrapatas, será mordido cuando frecuente su biotopo. La limitación del contacto con los ectoparásitos puede lograrse entonces ya sea mediante la prevención o la modificación del medio ambiente para reducir las poblaciones de garrapatas.
 

¿Cómo evitar las garrapatas en personas?

En las zonas templadas, la prevención primaria en los seres humanos tiene por objeto evitar las picaduras de garrapatas y se basa principalmente en medidas sencillas como el uso de ropa larga y el control del cuerpo al regresar de las zonas infestadas. 
Si bien el uso de repelentes contra los mosquitos está muy difundido (el conocimiento de las moléculas activas en este campo proviene principalmente de la lucha contra el paludismo), su uso contra las garrapatas todavía está poco desarrollado, aunque la prevención primaria contra sus picaduras también puede basarse en el uso de esos repelentes de la piel. 
 
En los Estados Unidos, el uso de DEET (N, N -dietil-3-metilbenzamida) está muy extendido. En Europa, el control de las garrapatas que pueden picar a los humanos es todavía marginal. En España, se actualiza anualmente la lista de recomendaciones relativas a la lucha contra los vectores personales, en la que se enumeran las sustancias disponibles y sus condiciones de uso.
 

Uso de repelentes para personas

Los repelentes de insectos son sustancias químicas de aplicación externa (piel o ropa) que perturban el sistema olfativo de los artrópodos, repeliéndolos e impidiendo así que muerdan a los seres humanos. En principio, estas moléculas no matan a las garrapatas ni a los insectos; no son insecticidas/acaricidas.
 
En la medicina humana, la elección del repelente y su eficacia depende de diversos factores, como la edad del usuario y las condiciones en que se utiliza el producto. En el caso de todos los repelentes, debe evitarse el contacto con los ojos y las membranas mucosas, no deben aplicarse a lesiones cutáneas extensas y debe evitarse su uso si hay antecedentes de alergia cutánea. 
 
La duración de la eficacia y, por consiguiente, la frecuencia de aplicación, dependerá de la concentración del ingrediente activo en el repelente elegido, de la naturaleza de ese ingrediente activo y de las condiciones de uso (transpiración, baño, calor, frotamiento). Las personas que pueden desarrollar efectos secundarios son los lactantes y los niños pequeños (menores de 2 años de edad), las mujeres embarazadas y las personas con alergias. Para que sea plenamente eficaz, un repelente debe aplicarse correctamente y debe contener un determinado porcentaje de ingrediente activo.
 
Cada vez se realizan más estudios sobre el uso de repelentes naturales para controlar las garrapatas. Por lo general, no se recomiendan los aceites esenciales, ya que son demasiado volátiles y, para algunos de ellos, irritantes o incluso alergénicos. Sin embargo, el citriodiol (P-mentano-3,8-diol o PMD), extraído del eucalipto Corymbia citriodora, parece ser eficaz contra las garrapatas, pero hasta ahora se han realizado pocos estudios sobre su posible toxicidad.
 

DEET (N, N -dietil-3-metilbenzamida)

En los Estados Unidos, el DEET ha sido el repelente de garrapatas más utilizado durante seis décadas. También se cree que es el repelente de garrapatas más eficaz. Sin embargo, afecta a algunos tejidos sintéticos (rayón, spandex, vinilo, etc.), plásticos (gafas, correas de reloj) y cuero. Se han documentado sus posibles efectos tóxicos en los seres humanos desde que se comercializó en 1957 en los Estados Unidos: se han notificado pocos efectos secundarios y son principalmente de naturaleza cutánea, dado su uso muy amplio. 
 

IR35/35 y PICARIDINA

Dos moléculas más recientes, IR35/35 (N-butil, N-acetil-3 etilaminopropionato) y KBR 3023 o picaridina también podrían utilizarse como repelentes de garrapatas y serían menos tóxicas que el DEET. La picardina es la molécula más utilizada en los repelentes de artrópodos en Europa. Tiene poco olor, no es grasiento y no daña los plásticos. 
IR35/35 y KBR3023 han sido ampliamente investigados por la OMS (Organización Mundial de la Salud – Plan de Evaluación de Plaguicidas de la OMS, Whopes). Estas moléculas son ampliamente recomendadas para el control personal de vectores en todo el mundo.
 

PERMETRINA y DALTAMETRINA

La impregnación de ropa puede ser una alternativa al uso de repelentes de piel para combatir las garrapatas. La permetrina se utiliza especialmente para este fin, pero es más un insecticida de contacto que un repelente.
 
La permetrina y la deltametrina se desarrollaron en los Estados Unidos en el decenio de 1970. Su uso no supone prácticamente ningún riesgo para las aves y los mamíferos, pero son muy tóxicos para los animales de sangre fría. También se utilizan ampliamente en el medio ambiente (tratamiento en el hogar, lucha contra los mosquitos, lucha contra las plagas agrícolas). 
 
Estos productos se aplican generalmente por pulverización (en la parte exterior de la ropa) y permanecen activos durante seis semanas; si se aplican por impregnación utilizando técnicas específicas durante la fabricación de los tejidos, son activos durante seis meses. Se descomponen rápidamente con la luz ultravioleta, pero son resistentes al lavado y al planchado. 
 
La permetrina es la única molécula de impregnación propuesta en España contra los artrópodos. Dado su amplio uso, se realizan cada vez más estudios toxicológicos que confirman un efecto no despreciable sobre los organismos y el medio ambiente.
 

CONCLUSIONES ACERCA DE LOS INSECTICIDAS

Ninguna medida de prevención primaria es suficiente en sí misma. Por consiguiente, durante los períodos de actividad de las garrapatas, si éstas están presentes en las zonas de riesgo, debe realizarse un examen minucioso del cuerpo lo antes posible después del regreso de la zona infestada, incluidos la cabeza, las orejas, los genitales y el ombligo. 
 
En caso de picadura de garrapata, la prevención secundaria se basa en la extracción mecánica, que es la más eficaz y debe llevarse a cabo lo antes posible. El uso de los llamados auxiliares de extracción como el aceite, el éter, el barniz, etc. es absolutamente innecesario.
 

Picaduras de garrapatas en animales

La demanda mundial de proteínas animales (carne y productos lácteos derivados) crece constantemente. Las garrapatas constituyen un obstáculo importante, ya que afectan a la ganadería por la pérdida de sangre que inducen, pero también por los agentes infecciosos que pueden transmitir (babesiosis, teileriosis, anaplasmosis).
 
Causan grandes pérdidas económicas especialmente para los países tropicales. El uso de acaricidas es actualmente el método de control más utilizado en todo el mundo, pero están surgiendo técnicas alternativas a medida que se desarrolla la resistencia a las moléculas existentes.
 

Control químico

La primera demostración de la transmisión de un protozoo parásito por un artrópodo se realizó en 1893 en los Estados Unidos, cuando se estableció el papel de las garrapatas de R. Annulatus como vector de la Babesiosis bovina a la Babesia bigemina
En años anteriores, las autoridades veterinarias de diversos países ya habían ensayado diversos productos químicos para controlar las garrapatas, tras constatar que la introducción de ganado infectado (de Indonesia al norte de Australia) o el desplazamiento de rebaños infectados (entre el sur y el norte de los Estados Unidos, entre Tanzanía y Sudáfrica) se acompañaba de numerosas mortalidades. Al mismo tiempo, el uso de baños para garrapatas que contienen una solución de arsénico se hizo común en Australia y África meridional y, a partir de 1910, en los Estados Unidos. 
 
La cuestión de la lucha contra las garrapatas sigue siendo más problemática en las zonas tropicales, especialmente donde R. Microplus es abundante. El baño de garrapatas sigue siendo uno de los métodos de control más extendidos, aunque hace tiempo que nuevos productos químicos han sustituido al arsénico.
 
Debido a la aparición de poblaciones de garrapatas en el ganado que son resistentes a todos los ingredientes activos comercializados sucesivamente, a causa de los problemas que plantean los residuos de productos químicos usados, presentes tanto en el medio ambiente como en los productos animales, se ha intentado durante muchos años reducir el uso de acaricidas (mediante la aplicación de un control estratégico, por ejemplo) o desarrollar otras técnicas de control que pudieran aplicarse simultáneamente, como parte de la gestión integrada de plagas
 
Algunos métodos (control ecológico, utilización de la resistencia natural de ciertos animales) se desarrollaron ya en el decenio de 1960; otros se están desarrollando actualmente con la aparición de los estudios genómicos. Sin embargo, hay que reconocer que el uso de acaricidas sigue siendo la técnica preferida de los ganaderos.
 

Control Ecológico

Se han propuesto algunos métodos de control como resultado de las observaciones relativas a la biología o la ecología de las garrapatas y tienen por objeto reducir la posibilidad de que las garrapatas se encuentren con sus huéspedes. Por ejemplo, se ha descubierto que las garrapatas hembra que se alimentan de R. microplus se desprenden en gran número por la mañana, cuando el ganado comienza a moverse de nuevo después de una noche de descanso. 
Obligar a los animales a caminar durante unas pocas decenas de minutos en instalaciones de cría, donde las garrapatas desprendidas no encontrarían condiciones propicias para su supervivencia o la de su oviposición, reduciría aún más el número de hembras que se dispersarían en el medio ambiente, limitando así la infestación de los pastizales. 
 
Los adultos de A. variegatum no son muy activos por la noche: si se favoreciera el pastoreo nocturno en los sistemas de cultivo en los que esto es posible, se reduciría la infestación de los animales. Las ninfas de la misma especie se desprenden de sus huéspedes durante la tarde: si en ese momento y durante la temporada de infestación por estas ninfas, el ganado fuera retirado de los pastos y colocado en parques nocturnos o campos de cultivo (donde se alimentarían de los residuos de las cosechas), ambos desfavorables para la supervivencia de las garrapatas, se reduciría la infestación  por garrapatas adultas y se limitaría el uso de acaricidas. 
 
Sin embargo, en general, la plasticidad en las tasas de desprendimiento es potencialmente relevante para este tipo de control, ya que algunas garrapatas anidadoras parecen, por ejemplo, ser capaces de desprenderse, o no, dependiendo del entorno externo de su huésped.
 

Rotaciones de parcelas 

La reducción de la infestación de los pastizales y, por consiguiente, de los animales, también podría lograrse mediante rotaciones de parcelas con una periodicidad adaptada a la duración de las fases libres, especialmente de los huevos y las larvas. Se ha propuesto desde hace mucho tiempo controlar R. microplus, pero no se puede practicar en los pastos comunitarios y/o contra garrapatas con tiempos de supervivencia muy largos en el medio ambiente. 
 
Algunas plantas son repelentes de garrapatas o tóxicas para las garrapatas y se ha sugerido que se debería fomentar su plantación para eliminar algunas de las garrapatas diseminadas por los huéspedes. Pero esto nunca se ha hecho en una gran superficie, e incluso se ha calculado que estas plantas tendrían que ser fuertemente dominantes en las praderas para que sus efectos se sintieran. Del mismo modo, es difícil pensar en limitar la infestación del ganado impidiendo que pasten en pastizales conocidos por estar muy infestados, ya que son precisamente en ellos donde los recursos alimentarios son más abundantes, por lo que los animales han propagado garrapatas de fases anteriores.
 

Animales con resistencia natural a las garrapatas

Otra opción de control sería criar sólo animales con baja infestación de garrapatas y eliminar los animales más parasitados. Se han observado grandes variaciones en el nivel de infestación entre las razas, siendo los cebúes y los toros de las razas locales africanas o asiáticas menos infestados que los toros europeos. Por lo tanto, se ha propuesto la cría de estos animales como reemplazo de las razas más susceptibles pero altamente productivas. 
Sin embargo, se ha observado que, aunque estas razas locales con baja susceptibilidad a las garrapatas siguen siendo favorecidas por los criadores tradicionales, están siendo abandonadas por los agricultores que están intensificando sus actividades, por ejemplo, por los ganaderos lecheros periurbanos que prefieren las razas europeas más productivas, aunque esto signifique establecer programas de control químico contra las garrapatas.
 
La resistencia del ganado a R. microplus se basa en el desarrollo de la inmunidad, que conduce a una disminución de la tasa de gorgoteo de las hembras y de su peso, un aumento de la duración del gorgoteo, una reducción de la tasa de puesta de huevos, la puesta de huevos no viables y, en algunos casos, la mortalidad de las garrapatas. 
Algunos autores creen que, dada la inevitabilidad del desarrollo de la resistencia a los acaricidas a los pocos años de su introducción, el uso de la resistencia natural del ganado a las garrapatas será finalmente la única solución de control permanente. La dificultad radica en que la resistencia a las garrapatas se debe a una acumulación de muchos genes, cada uno de ellos con un efecto débil.
 
En un esfuerzo por mejorar la resistencia de las garrapatas en el ganado, algunos trabajos se centran en un estudio más profundo de la respuesta inmunológica del huésped a las picaduras de garrapatas, como un reciente estudio en los Estados Unidos sobre terneros con diversos grados de infestación por Amblyomma americanum. Los resultados mostraron que la expresión de ciertos genes de inmunidad local y sistémica aumenta en los animales menos infestados por estas garrapatas. 
 
En el caso de R. microplus, otros estudios muestran que la respuesta inmune a las citoquinas es responsable de las diferencias de susceptibilidad entre las razas resistentes (Bos indicus) y las susceptibles (Bos taurus). 
 
También se ha destacado el papel de la respuesta celular, la interfaz de la piel y los proteoglicanos en estos procesos de resistencia. Al mismo tiempo, otros estudios están explorando a fondo el genoma de la garrapata, en particular con la esperanza de que ello conduzca a la identificación de genes candidatos para las vacunas.
 

Vacuna contra garrapatas

Actualmente se ha desarrollado una vacuna para proteger a los animales contra la infestación por R. microplus, pero su eficacia es muy variable según las zonas geográficas de que se trate, es decir, según las poblaciones de R. microplus presentes. La vacuna no impide la adhesión de las garrapatas, pero da lugar a una reducción del número y el peso de las garrapatas hembras ingeridas, así como a una reducción significativa del peso de los huevos viables puestos.
 
Por lo tanto, no protege a los animales vacunados, sino que reduce la infestación de los pastos al disminuir la capacidad reproductiva de las hembras. Se trata de un control a medio plazo, cuyos efectos se sienten no en la primera generación de garrapatas que infestan a los animales después de las vacaciones de invierno, sino en las generaciones posteriores que se derivan de esta primera cohorte. Además, la acción de la vacuna es de corta duración y deben hacerse inyecciones de refuerzo regularmente. 
 
Con el fin de desarrollar una vacuna de mayor eficacia y que sea activa contra varias especies de garrapatas, los investigadores están tratando de identificar los genes que codifican los péptidos candidatos en el genoma del parásito (dos veces más grandes que los de los humanos). Varios de estos péptidos se están probando actualmente.
 
El trabajo sobre la inmunidad a las garrapatas también existe con otros huéspedes que no sean el ganado. Por ejemplo, se ha descubierto que los conejillos de indias desarrollan una resistencia natural a las picaduras de garrapatas Dermacentor, al igual que algunos perros o ratones son resistentes a las picaduras de Ixodes
Por supuesto, en el futuro será necesario seguir investigando para determinar si los mecanismos de resistencia son similares y potencialmente aplicables a una gama más amplia de especies.
 

Enemigos naturales de las garrapatas

Las esperanzas depositadas en los métodos que acabamos de ver para eliminar a las garrapatas se enfrentan actualmente a grandes dificultades en su aplicación práctica. En efecto, para reducir significativamente el número de garrapatas en el medio ambiente, habría que tratar grandes superficies de bosques, pastizales o sabanas, ya que los grandes mamíferos salvajes o el ganado criado en sistemas extensivos se desplazan diariamente a lo largo de varios kilómetros y decenas o incluso cientos de hectáreas. 
 
Sin embargo, la cría de esas cantidades de depredadores, parasitoides o patógenos plantea muchos problemas, además de los riesgos para las especies no objetivo y, a veces, las dificultades para identificar los métodos de tratamiento que permiten que los patógenos o los depredadores sigan siendo eficaces.
 

Depredadores

Hay pocos depredadores naturales que se alimentan electivamente de garrapatas. Sin embargo, este es el caso de las mordeduras de buey, aves africanas del género Buphagus, que pueden consumir hasta 15 gramos de garrapatas cada día. 
 
Otros vertebrados domésticos y salvajes son capaces de ingerir garrapatas. Análogamente, algunos artrópodos, como las arañas y las hormigas, pueden ser depredadores de garrapatas, y se sabe que varias zonas del sur de los Estados Unidos o de Australia están libres de garrapatas debido a la acción depredadora de esos animales. 
Las hormigas y las arañas también son depredadores eficaces de A. variegatum, aunque su acción es muy localizada. Sin embargo, todavía no se ha evaluado plenamente la capacidad de los depredadores para controlar las poblaciones de garrapatas.
 

Parasitoides

Desde hace mucho tiempo se sabe que ciertos parasitoides himenópteros del género Ixodiphagus son asesinos naturales de garrapatas (las hembras ponen sus huevos en garrapatas ingeridas). Los primeros ensayos de control se llevaron a cabo en los Estados Unidos en los años veinte con liberaciones selectivas de avispas I. hookeri. Los resultados fueron muy variados en las poblaciones de Dermacentor variabilis
 
Un ensayo más reciente realizado en Kenya con A. variegatum habría dado mejores resultados, pero se trataba de un pequeño rebaño de 10 animales que pastaban en una parcela de 4 hectáreas. De hecho, el impacto real de estos parasitoides en el control natural de las garrapatas todavía es objeto de debate.
 

Patógenos

Es probable que las bacterias sean patógenas para las garrapatas, como Proteus mirabilis frente a D. andersoni o Cedecea lepagei frente a R. microplus, pero no se han caracterizado sus efectos precisos sobre las garrapatas. El Bacillus thuringiensis, una bacteria del suelo que se utiliza habitualmente como plaguicida, normalmente mata los insectos por ingestión y daño en el intestino. Se ha descrito un efecto letal similar en las garrapatas, pero no se ha dilucidado el mecanismo de la toxicidad.
 
Los hongos entomopatógenos Metarhizium anisopliae y Beauveria bassiana también pueden ser letales para las garrapatas al multiplicarse en su cutícula. Sin embargo, las condiciones ambientales para una buena germinación de esporas son estrictas y no se encuentran a menudo en el entorno natural de las garrapatas. Por otra parte, la propagación de esporas de hongos en la naturaleza no está exenta de problemas ambientales y de salud pública.
 
Los nematodos entomopatógenos de la familia Steinernematidae y Heterorhabditidae pueden infectar a las garrapatas. Se dirigen principalmente a las garrapatas adultas de estasis, en particular a las hembras ingeridas, en las que entran por el poro genital. Aunque se ha demostrado su eficacia en el laboratorio, su aplicación en el medio ambiente es más problemática porque requieren una temperatura de al menos 20°C  y la composición del suelo (en este caso, la presencia de altas concentraciones de estiércol) puede disminuir su actividad.
 

Enfermedades transmitidas por garrapatas

Las garrapatas son ácaros hematófagos que se alimentan de la sangre de mamíferos, aves, reptiles e incluso anuros. Cada ingesta de sangre es una oportunidad para intercambiar microorganismos con su huésped, es decir, para infectarse, transmitir agentes infecciosos o ambos. Ciertas especies, como las garrapatas del complejo Ixodes ricinus, parasitan una amplia variedad de huéspedes y desempeñan un papel importante en el cruce de la barrera de las especies, la transmisión de zoonosis y la aparición de ciertos agentes infecciosos.
 

Transmisión transitoria

La transmisión transitoria es una condición indispensable para que las garrapatas sean vectores de un agente infeccioso. Este es particularmente el caso de las garrapatas duras que se alimentan sólo una vez en cada estasis. En tales casos, las ninfas y los adultos son los principales vectores. Sin embargo, las larvas también pueden actuar como vectores de ciertos agentes infecciosos cuando existe la transmisión transovárica (transmisión del agente infeccioso a la descendencia a través de los ovarios). 
 
Debido al mantenimiento transitorio y/o transovárico de los agentes infecciosos, las garrapatas suelen estar coinfectadas por varios microorganismos cuya transmisión simultánea puede explicar ciertas formas clínicas atípicas y la resolución incompleta de los síntomas después del tratamiento de una sola infección.
 
Cuanto mayor sea la concentración de agentes infecciosos y su prolongada presencia en la sangre del huésped, mayor será la probabilidad de infectar el vector. Sin embargo, ahora se sabe que los agentes infecciosos pueden pasar de una garrapata infectada a una garrapata sana durante la co-alimentación en ausencia de viremia o bacteriemia del huésped, incluso en presencia de anticuerpos específicos del huésped. 
 
Este fenómeno se ve facilitado por el hecho de que el lugar de la mordedura sufre importantes modificaciones farmacológicas locales relacionadas con la inyección de sustancias activas contenidas en la saliva; de hecho, el microambiente creado en esta ocasión es utilizado por cierto número de agentes infecciosos para contaminar las garrapatas.  Este fenómeno se describe principalmente para el virus de la encefalitis transmitida por garrapatas y tiene gran importancia en la epidemiología de la encefalitis transmitida por garrapata.
 
De todas las enfermedades transmitidas por garrapatas que describiremos a continuación, cabe señalar que algunas de ellas no sólo son transmitidas por garrapatas. Esto es particularmente el caso de Bartonella, Francisella, Coxiella, etc. 
Por ejemplo, la transmisión de la fiebre Q o la coxiellosis normalmente no se produce por la picadura de una garrapata infectada, sino por la inhalación de polvo contaminado (excrementos de garrapatas infectadas) y el contacto con secreciones infectadas, incluida la leche, y también la placenta de pequeños rumiantes que han abortado. 
 
En las recientes epidemias humanas en Europa, las garrapatas no estuvieron involucradas en absoluto. También cabe destacar el papel que puede desempeñar la transfusión de sangre en la transmisión de la piroplasmosis humana. En lo que respecta a los virus, el virus de la encefalitis transmitida por garrapatas puede transmitirse a los seres humanos al beber leche infectada y el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo puede contraerse al manipular cadáveres de animales infectados. 
 

Noción de patogenicidad de las garrapatas

Las garrapatas tienen una función patógena tanto directamente (succión de la sangre, parálisis, toxicosis, disidrosis tropical, reacciones alérgicas, heridas que luego pueden ser superinfectadas) como indirectamente a través de la transmisión de agentes infecciosos a sus huéspedes vertebrados. Representan los vectores que transmiten la mayor variedad de agentes infecciosos del mundo, y el segundo vector más importante después de los mosquitos para la salud pública humana. 
 
Están implicados en la transmisión de patógenos tanto a los humanos como a los animales (cuando las infecciones afectan tanto a los humanos como a los animales, se denominan zoonosis). Es importante saber que no hay una garrapata específica para los humanos, ya que los humanos siempre se infectan accidentalmente cuando comparten el biotopo de otros animales y sus garrapatas asociadas.
 

Infecciones bacterianas transmitidas por garrapatas

La enfermedad de Lyme

Las bacterias responsables de la enfermedad de Lyme son espiroquetas pertenecientes al grupo Borrelia con 20 especies identificadas hasta la fecha. 
 
Epidemiología
La borreliosis de Lyme es una enfermedad transmitida por vectores por medio de garrapatas duras del género Ixodes. La infección  se produce principalmente en el hemisferio norte, donde es la enfermedad más común transmitida por vectores. Las pruebas recientes también sugieren que su alcance también se extiende al hemisferio sur, con casos en humanos en Australia y garrapatas infectadas con Borrelia identificadas en América del Sur. Un ciclo enzoótico en las aves marinas coloniales, con una distribución global, podría explicar en parte la amplia distribución de algunas de estas bacterias.
 
En América del Norte, la única especie patógena reconocida para los seres humanos en la actualidad es Borrelia burgdorferi sensu stricto (ss). En Europa se encuentran cinco especies en la patología humana: tres se encuentran con frecuencia B. burgdorferi ss, B. garinii, B. afzelii y dos se encuentran más raramente B. spielmanii y B. bavariensis
 
Su reserva animal es muy grande, pero parece que hay especificidades de las especies que están vinculadas al sistema inmunológico del huésped. Los huéspedes competentes que permiten la supervivencia y el ciclo natural de la borrelia son numerosos y de naturaleza muy diferente. Los huéspedes incompetentes, como los ungulados, tienen un sistema inmunológico capaz de destruir la borreliosis, pero sin embargo contribuyen al mantenimiento de grandes poblaciones de garrapatas en el medio silvestre.
 
Síntomas
Los humanos o animales se contaminan por la mordedura de una garrapata infectada. La borrelia no se transmite desde el principio de la succión de sangre: se encuentra en el intestino de la garrapata y debe migrar a través de la hemolinfa hacia las glándulas salivales. Se coinocularán con la saliva de la garrapata, que tiene propiedades anticoagulantes, antiinflamatorias e inmunomoduladoras. 
 
Según la especie de borrelia, la transmisión al huésped se produce con mayor o menor rapidez; en el caso de B. burgdorferi ss, sólo se produce después de 48 h de fijación de la garrapata, pero en condiciones de laboratorio B. afzelii puede transmitirse después de 12 h de fijación de la garrapata.
 
En seres humanos
En los seres humanos, la primera manifestación clínica más común es la inflamación de la piel, el eritema migratorio. Puede entonces progresar a una etapa secundaria, que es una «infección de tejido enfocado único o múltiple». La etapa terciaria – o de difusión tardía – corresponde a las «manifestaciones focales». Estas etapas pueden ocurrir una tras otra si no se ha iniciado el tratamiento, pero los pacientes también pueden tener una etapa secundaria o terciaria desde el principio. 
 
En medicina humana, la clínica asociada con B. burgdorferi ss es la artritis, la principal manifestación clínica en América del Norte. En Europa se observa también una neuroborreliosis (meningoradiculitis) en la que B. garinii es el principal responsable, y manifestaciones cutáneas tardías (acrodermatitis atrófica crónica) casi todas asociadas a B. afzelii.
 
En animales
En cuanto a los animales, el complejo de especies Ixodes ricinus puede alimentarse de más de 300 especies animales diferentes (pequeños y grandes mamíferos, aves y reptiles), B. burgdorferi sl puede encontrarse en muchos animales salvajes y domésticos. Los roedores y las aves son reservorios de la bacteria, mientras que los ciervos se encuentran entre los huéspedes preferidos de las garrapatas pero son pobres reservorios de la bacteria. 
La clínica en estos diferentes huéspedes está más o menos bien documentada y probada. Los perros parecen ser los animales domésticos más sensibles a la borreliosis de Lyme. Desarrolla artritis y en algunas razas daña los riñones.
 
Diagnóstico
En los humanos, es sobre todo clínico; las pruebas biológicas complementarias sólo lo confirman. En la actualidad, el cribado serológico se lleva a cabo mediante métodos que han suplantado a las técnicas de inmunofluorescencia. En caso de que el examen sea positivo o dudoso, se confirmará mediante las técnicas de Western Blot. La inmunidad no es protectora. También es posible el diagnóstico por biología molecular. 
 
En los animales, la detección se realiza principalmente mediante serología y PCR (líquido sinovial, punción de ganglios linfáticos, LCR), pero el diagnóstico sigue siendo difícil y la patogenicidad es difícil de cuantificar .
 
Tratamiento
Aunque la etapa primaria de la enfermedad puede retroceder espontáneamente, así como la mayoría de los síntomas de la etapa secundaria, el tratamiento es necesario para evitar la transición a la etapa terciaria, que es mucho menos accesible al tratamiento con antibióticos. Las penicilinas se utilizan más comúnmente como tratamiento de primera línea. En las etapas secundaria y terciaria se utilizan antibióticos con mejor difusión tisular, como la doxiciclina o la ceftriaxona.
 
En 1998 se comercializó una vacuna en los Estados Unidos, pero se retiró del mercado en 2002. Se están realizando nuevos ensayos, incluido un ensayo de una vacuna humana.
 
A nivel de los animales, existen varias vacunas más o menos eficaces, en particular para los perros. Los veterinarios pueden utilizar ciclinas, ampicilinas y cefalosporinas como tratamientos.
 
La mejor prevención en los seres humanos, al igual que en los animales, se basa en el control cuidadoso del cuerpo después de frecuentar las zonas infestadas y, si es necesario, el uso de repelentes de piel para los individuos altamente expuestos. Una vez que la garrapata está adherida, la remoción puede realizarse con pinzas o con un removedor de garrapatas disponible en el mercado. Como las garrapatas Ixodes son muy sensibles a la desecación, ambientalmente, la población de garrapatas puede reducirse cortando y cepillando regularmente el pasto. El control de las poblaciones de roedores y ciervos es actualmente ilusorio. 
 

Otra borreliosis

Las Borrelias responsables de las fiebres recurrentes se transmiten principalmente por garrapatas blandas del género Ornithodoros. Sólo la Borrelia recurrentis es transmitida por el piojo corporal Pediculus humanus. Aquí sólo nos centraremos en los que se transmiten por garrapatas. El principal síntoma de la enfermedad, y por lo tanto la atribución de su nombre, proviene del hecho de que esta bacteria cambia continuamente las proteínas expresadas en su superficie y por lo tanto escapa cíclicamente de la respuesta inmunológica del huésped.
 
Epidemiología
Las fiebres regionales recurrentes de garrapatas son zoonosis comunes a los seres humanos y a muchos animales. Los vectores de garrapatas blandas del género Ornithodoros viven en madrigueras de roedores, grietas en el suelo, grietas en las paredes en regiones calientes y secas del mundo. La transmisión del patógeno a los humanos se produce durante la mordeduraLos humanos pueden ser mordidos por la noche cuando duermen en hábitats infestados de roedores. 
 
Entre estas borrelias, B. miyamotoi y B. lonestari son la excepción, ya que están vectorizadas por garrapatas duras, algunas de las cuales también transmiten la borreliosis de Lyme. También existe una leve borreliosis del ganado (vacuno, caballos) en las regiones tropicales causada por la Borrelia theileri y transmitida por garrapatas duras; por lo que se sabe, no se trata de una zoonosis ni de una fiebre recurrente. 
 
Puede haber varias especies de borrelia infestadas por una especie de garrapata portadora. Cada región endémica puede tener su propio «par de garrapatas/borrelia». Se han notificado casos esporádicos en algunos focos de España, el Magreb, el Oriente Medio y América del Norte y del Sur. En cambio, en el África occidental, la incidencia de la enfermedad de B. crocidurae parece ser alta; al igual que en el África oriental, la incidencia anual de la infección por B. duttonii es elevada en los niños.
 
Clínica
No es muy específico. El comienzo se caracteriza por fiebre alta (40-41°C), escalofríos, dolor difuso, dolor de cabeza, astenia. Al comienzo de la enfermedad, hay una sucesión de períodos de fiebre intermitente. Puede haber hepatoesplenomegalia, ictericia, manifestaciones hemorrágicas o signos de meningoencefalitis. Diferentes especies pueden producir diferentes manifestaciones clínicas.
 
Diagnóstico
Debe mencionarse ante cualquier fiebre al regresar de una zona endémica, especialmente si hay antecedentes de ataques febriles anteriores. Las fiebres recurrentes transmitidas por garrapatas no están suficientemente diagnosticadas y a menudo se encuentran accidentalmente en un análisis de sangre. El diagnóstico diferencial más común es el paludismo, pero también la arbovirosis, la leptospirosis y la meningitis infecciosa . 
 
Tratamiento
Las borrelias responsables de las fiebres recurrentes de garrapatas son sensibles a la penicilina, las tetraciclinas (doxiciclina) y los macrólidos (eritromicina). La mejor prevención es evitar los hogares infestados de roedores.

Hay más de 5000 tipos de cucarachas en el mundo. Y aunque ese número es alto, la buena noticia es que sólo tienes que preocuparte por cinco o seis especies diferentes de cucarachas, dependiendo de donde vivas. La mayoría de las especies de cucarachas raramente invaden los hogares, incluyendo la cucaracha occidental de madera y la cucaracha marrón, que prefiere vivir al aire libre.


Pero no todas las noticias son buenas. Esas pocas especies de cucarachas que quieren mudarse contigo pueden convertirse fácilmente en una pesadilla para cualquier propietario. Considere que por cada cucaracha que puede ver, hay una buena posibilidad de que haya docenas, si no cientos, en su casa que no puede ver.

Y mientras que todas las cucarachas pueden parecer dispersas cuando enciende las luces, saber la diferencia entre los tipos más comunes de cucarachas en su casa le ayudará a elegir los métodos de control de plagas más eficaces para detener su infestación.


    1. Cucarachas gigantes
    2. Cucarachas voladoras

Cómo evitar las cucarachas

Top 3 insecticidas para cucarachas

INSECTICIDA MASTER LAC CUCARACHAS

CUCAL INSECTICIDA AEROSOL INSTANT CUCARACHAS Y HUEVOS

PREBEN LACA INSECTICIDA TRANSPARENTE

Conjunto de 5 trampas para cucarachas Pyrel
Cucal Insecticida Aerosol Instant Cucarachas y huevos
Preben Laca insecticida Transparente

Laca insecticida en aerosol

Laca insecticida en aerosol

Laca insecticida en aerosol

800 ml. + 25% Gratis

750 ml.

600 ml.

12 meses de efectividad

Efecto en 3 segundos

Efecto inmediato y duradero

Tto. Preventivo / Regular / Intensivo

Tto. Preventivo / Regular

Tto. Preventivo / Regular

Las mejores trampas para cucarachas

PROTECT HOGE GELCEBO TRAMPA ATRAYENTE FLOWER

PROTECT HOME GEL

TRAMPAS PEGAJOSAS PARA CUCARACHAS

CEBO TRAMPA ATRAYENTE FLOWER
PROTECT HOME GEL
TRAMPAS PEGAJOSAS PARA CUCARACHAS

Cebo Atrayente​

Gel Cebo Acción Inmediata

Trampas Pegajosas

2 trampas​

1 X 10 Gr.

Pack 10 unidades

Efecto Muy Dudadero

Protección Hasta 4 Semanas

No Tóxico Ni Contaminante​

Tto. Preventivo / Regular / Intensivo

Acción Choque/Mantenimiento

Tto. Preventivo / Regular / Intensivo

Top 3 Repelentes eléctricos para cucarachas

REPELENTE ULTRASÓNICO DE CUCARACHAS

REPELENTE ULTRASÓNICO JANOLIA

REPELENTE ULTRASÓNICO VALUEPACK

REPELENTE ULTRASÓNICO DE CUCARACHAS PEST REPELLER
REPELENTE ULTRASÓNICO JANOLIA
REPELENTE ULTRASÓNICO VALUEPACK

Tecnología De Ultrasonido​

Tecnología De Ultrasonido​

Tecnología De Ultrasonido​

2 Unids. Alcance Hasta 120 Metros​

4 Unids. Gran Alcance

2 Unidades

Encufable A Toma Eléctrica​

Encufable A Toma Eléctrica​

Encufable A Toma Eléctrica​

Efecto inmediato y continuo

Efecto inmediato y continuo

Efecto inmediato y continuo

Remedios naturales

Ciclo de vida y reproducción de las cucarachas

A lo largo de sus 200 millones de años de evolución, las cucarachas han logrado adaptarse incluso a condiciones de vida extremas.

Esto se debe en parte al hecho de que se reproducen extremadamente rápido, pero también al hecho de que la cucaracha todavía vive escondida.


Independientemente del entorno, siempre son capaces de escabullirse en los escondites para evitar los depredadores y los tratamientos de control de plagas de los humanos. Una tercera razón para su resistencia es que utilizan casi todo como fuente de alimento y son capaces de digerir cualquier cosa, incluso comida podrida, papel o cuero.


Reproducción en cucarachas

Las cucarachas pueden reproducirse de diferentes maneras dependiendo de la especie. En general, hace falta una temperatura cálida y agua. El apareamiento es causado por sustancias olorosas emitidas por la hembra para atraer al macho.


Estilo de vida de las cucarachas

Las cucarachas prefieren un microclima cálido y húmedo. Establecen sus nidos y ponen sus huevos preferentemente en lugares secos como falsos techos, tabiques y detrás de hornos y refrigeradores. Durante el día, las cucarachas prefieren permanecer ocultas. Su forma plana les permite entrar fácilmente en las grietas de un tabique o detrás de un zócalo.


Las cucarachas se limpian diariamente. Con la ayuda de su boca, limpian sus patas y sus antenas, que están formadas por un centenar de células sensoriales y son muy importantes para comunicarse con sus congéneres y para navegar.


La vida de la cucaracha está guiada por los olores. Desde sus movimientos hasta su vida sexual, todo pasa por sustancias olorosas emitidas por otras cucarachas. Su sentido del olfato está muy desarrollado. Son capaces de detectar una fuente de alimento en la oscuridad.


Según su patrón de comportamiento, las cucarachas viven en grupos densos de individuos de todas las edades. Temen a la luz y por lo tanto se mueven principalmente de noche.


Las cucarachas son omnívoras. Se han observado incluso comportamientos caníbales en casos de inanición. En un ambiente normal, las cucarachas se contentan con muy poca comida. Las migajas o los restos de comida serán más que suficientes para ellos.

Si se les da a elegir, las cucarachas tienen preferencia por los alimentos dulces. El agua es esencial para su supervivencia. Lo absorben indirectamente a través de la comida o directamente de los fregaderos.


La cucaracha es un insecto que se mueve muy rápido. Algunas especies de cucarachas alcanzan una velocidad máxima de 130 cm/seg. En promedio, una cucaracha puede viajar 1km/h por día. También son excelentes escaladores. Gracias a una especie de ventosas bajo sus patas, las cucarachas pueden trepar verticalmente y superar todos los obstáculos. Todas las especies de cucarachas, con la excepción de la cucaracha oriental, son capaces de dejarse flotar desde una gran altura hasta el suelo.


Como eliminar cucarachas en la casa.

Reconocer los primeros signos y detectar escondites.

Las cucarachas son las campeonas del escondite. Debido a que las cucarachas están acostumbradas a permanecer bien escondidas durante el día y sólo comienzan a ser activas después de la noche, pueden pasar desapercibidas durante mucho tiempo incluso dentro de sus espacios vitales. Si se sospecha que hay cucarachas en las paredes, es importante reconocer los signos característicos que a menudo confirman una invasión de cucarachas.


  1. Cucarachas vivas o muertas. El primer encuentro desagradable con las cucarachas a menudo ocurre de forma totalmente inesperada y completamente inesperada: durante la noche se enciende la luz de la cocina y se descubren cucarachas pululando en el suelo o en la encimera intentando refugiarse lo antes posible en el primer escondite a su alcance.
    Si usted ve una infestación de cucarachas es aconsejable actuar rápidamente, porque una cucaracha visible puede ocultar fácilmente 200 de ellas. Si usted detecta cucarachas durante el día esto es a menudo una mala señal, una infestación grave con una población muy densa en los escondites debe estar en su casa.

  2. Ootecas de huevos y restos de capullos. Las cucarachas ponen huevos en unas bolsas llamadas ootecas. Estas bolsas y los restos de los capullos larvarios son un signo de una infestación de cucarachas. Las cucarachas pasan por varias mudas durante su desarrollo. Su vieja piel se cae y tiene la apariencia de una cápsula transparente que se encuentra a menudo cerca de los nidos. También los bolsillos con o sin huevos se encuentran a menudo cerca de los escondites.

  3. Restos de excrementos. Los excrementos de las cucarachas son también un signo característico. Parece que son restos de café molido y tiene 1 mm de largo. En las paredes y otras superficies verticales los rastros de excrementos tienen una forma algo alargada. Estos rastros también están en su mayoría cerca de los escondites favoritos de las cucarachas.

  4. Mal olor. Las cucarachas esparcen una sustancia maloliente. Este mal olor aumenta en proporción al tamaño de la infestación. Las cucarachas liberan feromonas, que son su medio de comunicación y reconocimiento. Esta sustancia también desempeña un papel importante en la reproducción.

  5. Daños en la comida. Las cucarachas prefieren atacar los alimentos, incluso los envases raramente son un obstáculo para ellos. Las piezas bucales fuertes se rompen fácilmente a través de papel, cartón, plástico y otros materiales. Si nota rastros en la comida, probablemente sea un signo de una infestación de cucarachas. Sobre todo, les gustan las consistencias suaves, podridas y de sabor dulce, como la fruta.

Escondites de cucarachas

El secreto de la larga supervivencia de la especie de cucarachas durante más de 200 millones de años radica en su capacidad para encontrar escondites adecuados en cualquier tipo de entorno. Todo lo que necesitan son pequeñas grietas y huecos en los electrodomésticos, paredes o techos en una atmósfera cálida y húmeda, con presencia de agua y materia orgánica, rica en proteínas. 


Si tiene una sospecha real de ser víctima de una plaga de cucarachas, es importante conocer los escondites favoritos de las cucarachas.


  1. La cocina y el baño son ambientes ideales para las cucarachas. Aquí las cucarachas se esconderán felizmente cerca de una fuente de calor, como el horno, el refrigerador, el congelador, la campana, el radiador, pero también pequeños electrodomésticos como la cafetera, el microondas, etc.

  2. La sauna o la piscina, húmeda y caliente: en las zonas húmedas las cucarachas encuentran la cantidad de agua que necesitan para sobrevivir. Esto puede verse a menudo cerca de los desagües y tuberías de agua, especialmente si hay grietas y hendiduras que son lugares ideales para esconderse.

  3. Los muebles también pueden ser invadidos. Aquí pueden verse afectadas todas las diferentes áreas de su casa: cajones y espacios de almacenamiento en la cocina, cajones de la mesa y estantes de libros, guías para armarios y cajoneras, debajo de los asientos, entre otros. También es necesario revisar los objetos decorativos como marcos y espejos.

  4. Las áreas típicas como las esquinas de los techos y las paredes, a nivel del suelo, los desagües, las grietas, los zócalos, requieren una inspección minuciosa. Las conexiones entre el baño y la cocina y los cuartos auxiliares como los conductos de cables o tuberías deben ser inspeccionados. Los conductos de ventilación en el baño, pero también los sistemas de ventilación de la cocina son sospechosos. Es necesario comprobar si las cucarachas no han instalado sus nidos en paredes huecas o falsos techos.

  5. Las cucarachas son felices de esconderse bajo techos sueltos, papel tapiz, cubiertas de tela, azulejos sueltos, y detrás de zócalos y marcos de puertas, ventanas y otros lugares de la casa. Las grietas y hendiduras en las paredes o los azulejos del suelo son refugios para las cucarachas.

Si sospecha la presencia de cucarachas en su hogar, pero no puede encontrar el escondite de los intrusos, deberá contactar con expertos en prevención y control de plagas, que colocarán cebos para cucarachas en ubicaciones estratégicas para determinar con precisión la presencia de cucarachas.


¿Qué comen las cucarachas?

A nadie le gustan las cucarachas. Son parte de la categoría de plagas. Se esconden en cada rincón de la casa y generalmente destruyen todo a su paso. De hecho, las cucarachas pueden alimentarse de todo. Una de sus comidas favoritas es el cartón, el viejo recipiente que usas todo el tiempo.

Tenga en cuenta que los cartones alimentan a las cucarachas, pero también contribuyen a su reproducción masiva y rápida.


El cartón, una fuente de alimento ideal para que las cucarachas sobrevivan

Las cucarachas pueden sobrevivir fácilmente porque se alimentan de casi todo. Comen plantas, jabones, ropa en descomposición y cartón, entre otras cosas. Todos los tipos de cartón pueden ser usados como alimento para las cucarachas. Desde las cajas de cereales, hasta los embalajes, pasando por las cajas de almacenamiento de electrodomésticos.


Estos insectos tienen el don de consumir estas sustancias gracias a los protozoos y bacterias presentes en su tracto digestivo. Esto permite a las cucarachas comportarse como caníbales cuando hay falta de comida. Las cajas de cartón no sólo se utilizan como alimento, sino que también son el hábitat de estos insectos.


El cartón, un caldo de cultivo para las cucarachas

Las cajas de cartón corrugado son populares entre las cucarachas porque son una fuente inagotable de alimento. Pero estas cajas también promueven su reproducción porque las hembras usan las ondas tubulares de las cajas de cartón para proteger sus huevos. Cuando te mudes, puedes traer cucarachas si decides usar cajas de cartón.


Este tipo de contenedor debe evitarse si se quiere evitar una invasión de cucarachas. Estos insectos pueden tener un impacto negativo en su salud porque pueden causar enfermedades como la lepra, la disentería, la tuberculosis o el cólera.


¿Cómo puedes evitar un brote de cucarachas en las cajas de tu casa?

Para evitar que su casa sea un refugio para las cucarachas, no guarde algunos de sus objetos o documentos en cajas de cartón. En su lugar, puedes usar contenedores de plástico. Estos contenedores no pueden ser contaminados por las cucarachas porque no son el lugar ideal para poner huevos o alimentarse.


Encuentra cualquier contenedor de cartón que hayas almacenado en la oscuridad y tíralo. Ten en cuenta que si olvidas una, sólo una en el ático con viejos recuerdos, este contenedor de cartón inundará gradualmente tu casa con cucarachas. Y si no puedes encontrar otra alternativa, mantén las bandejas de cartón limpias y alejadas de las fuentes de humedad.


Picaduras de cucarachas

En general, las cucarachas no están entre los insectos que necesitan morder a los humanos para sobrevivir. Las cucarachas no muerden. No necesita a los humanos en su ciclo de vida. Por lo tanto, es muy raro ser mordido por una cucaracha. Cuando esto sucede, la interpretación es simple. La cucaracha ha considerado la parte mordida de la persona como alimento para ser consumido.


Las zonas más mordidas

Las partes del cuerpo humano más afectadas por una mordedura de cucaracha son la cara, la boca, las manos y los dedos. Es probable que estas áreas tengan restos de comida y esto es lo que lleva a la mordedura. La mordedura de cucaracha suele ocurrir por la noche. Esto se debe a que las cucarachas son insectos nocturnos. Y que las mordeduras normalmente sólo ocurren mientras una persona está durmiendo.


Los peligros de una mordedura de cucaracha

Las mordeduras de cucarachas son muy peligrosas para el cuerpo y la mente. Es importante entender que las cucarachas no son insectos (mosquitos, pulgas…) que transmiten enfermedades al picar. Las cucarachas son portadoras de gérmenes, bacterias… que en contacto con los humanos pueden provocar varias enfermedades bastante graves.


Enfermedades causadas por mordeduras de cucarachas

Las cucarachas son uno de los parásitos más peligrosos para la salud de las personas. Si están presentes en la cocina, existe el riesgo de que puedan contaminar los electrodomésticos como lavavajillas y estufas, los platos, pero sobre todo los alimentos, y así transmitir enfermedades. A través de las heces, la saliva y la muda de las cucarachas pueden causar reacciones alérgicas graves, eccema y asma en los seres humanos.


No hay que subestimar la situación de estrés psicológico de una familia y el temor por la salud, especialmente de los niños y los ancianos. Desafortunadamente, los niños, los ancianos y los enfermos son particularmente vulnerables a las cucarachas y a las enfermedades que pueden causar.


Las enfermedades por mordeduras de cucarachas son numerosas
. También lo son las siguientes:


  • Infecciones bacterianas de la piel que se materializan como una mancha roja que pica en la parte de la piel que ha sido mordida.
  • Fiebre tifoidea.
  • Hepatitis.
  • Disentería.
  • Tuberculosis.
  • Salmonelosis.
  • Reacciones alérgicas debido a la presencia de proteínas en la saliva de las cucarachas. En caso de no tolerancia a las proteínas, pueden producirse reacciones alérgicas.
  • Listeria monocytogenes. Es la bacteria que causa la listeriosis. Los síntomas de la infección por listeria monocytogenes son similares a los de otras enfermedades transmitidas por los alimentos que muestran signos de fiebre y diarrea, pero pueden variar de persona a persona.

Tenga en cuenta que esta lista no es exhaustiva. Además de las enfermedades enumeradas anteriormente, las cucarachas también son responsables de los daños financieros. Precisamente debido a las heces y los cambios en la piel, grandes cantidades de alimentos y suministros se destruyen regularmente. Esto se debe a que, debido a los riesgos para la salud, una vez infectados, los alimentos deben eliminarse para no correr el riesgo de infección. Todas las áreas de preparación de alimentos deben limpiarse a fondo.


Preocupaciones psicológicas

Las mordeduras de cucarachas pueden causar daño moral a las víctimas. El estrés y la vergüenza causados por las mordeduras contribuyen al desarrollo de estas lesiones. Además, dado que las cucarachas son una fuente de fobia para la mayoría de las mujeres, la mordedura de una cucaracha puede causar un estrés adicional a la víctima.


¿Cómo tratar una picadura de cucaracha?

Como se mencionó anteriormente, las cucarachas no son como otros insectos, como los mosquitos por ejemplo. Sus mordeduras no son frecuentes. Sin embargo, lo hacen.


En general, las picaduras de cucarachas causan un ligero dolor, una sensación de irritación, como la de los mosquitos. No debe frotar o rascar la zona irritada. En primer lugar, limpia la mordedura y su contorno con agua tibia o clara y jabón suave. Esta pequeña operación primero elimina los gérmenes patógenos dejados por la cucaracha y desinfecta el área de la mordedura. 


En caso de hinchazón, siempre se puede utilizar una bolsa de hielo, tomando, si es necesario, un antihistamínico para el insoportable picor. Y si experimenta algún tipo de reacción alérgica a la mordedura, debe consultar a un médico.

Ir arriba